Mi esposo regularmente me engaña con el ama de llaves. Creía que era lo mejor

La infidelidad en una relación matrimonial puede destruir hasta a la pareja más fuerte. Muchas mujeres darían por terminado cualquier conexión amorosa con sus compañeros al descubrir algo así. Sin embargo, otras pocas pudieran actuar de una manera muy diferente, como la mujer de nuestra historia. Lee su triste relato a continuación, según AmoMama. ¿Reaccionarías de la misma manera?

Un poco de historia.

Queridos editores,

Me casé cuando tenía solo 18 años, y casi que ya han pasado 23 años desde ese día. Es natural que luego de más de dos décadas, pasáramos por las cosas que cualquier pareja pasa, y durante este tiempo experimentáramos cosas diferentes en nuestra relación.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Las dificultades.

Pero las cosas no siempre fueron color de rosas. En el área financiera, él quedó en bancarrota muchas veces. No teníamos dinero ni para las cosas más básicas de la vida como comida, y yo siempre estuve a su lado para apoyarlo sin importar nada.

Créditos de imagen: Pixabay

Créditos de imagen: Pixabay

Vivimos cosas así como esas año tras año. Otra de las ocasiones más trascendentales, y quizás más críticas, fue cuando yo me convertí en adicta al alcohol. No podía vivir sin tomar, y él fue el que me ayudó a superar esta dificultad.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

El amor.

A pesar de todo, algo sí está muy claro ahora, y es que yo no lo amo de la misma manera que lo amaba hace 20 años, y a él le ocurre lo mismo. El amor ha cambiado, pero para peor. Lo importante es que ambos nos respetamos el uno al otro profundamente.

Yo lo respeto a él por ser el que provee económicamente para el hogar, y él me respeta a mí por la clase de hijos que he criado para él. Es una exageración llamarnos marido y mujer, porque a nosotros nos gusta pensar en algo que es más como dos padres administrando una compañía llamada familia.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

La situación que lo cambió todo.

Bueno, eso fue lo que yo pensaba hasta hace un tiempo. Quizás fue más o menos hace dos años cuando ocurrió una situación nada agradable. Yo estaba llevando a mi hijo al jardín de infancia, y luego de que había manejado unos pocos kilómetros, el niño se dio cuenta de que había dejado su oso de peluche en casa.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

El niño comenzó a gritar y a patalear tan duro por no tener a su oso que me di cuenta de que no tenía ninguna otra opción que regresar a casa a buscar su querido juguete. Por cierto, gracias a Dios el pequeño se quedó en el carro, porque lo que yo vi cuando entré a la casa lo hubiera destrozado por completo.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Calladamente subí las escaleras de nuestra casa y fui a la habitación de mi pequeño para iniciar la búsqueda. Pero en mi camino hacia la habitación, me di cuenta que mi esposo estaba en la nuestra con alguien. En ese momento, vi al ama de llaves arrodillada al frente de mi esposo.

Eso fue lo que más me golpeó, y ahora todo estaba demasiado claro. Me sentí contenta de que no tuviera la oportunidad ni las ganas de comenzar un alboroto en ese momento. Mi esposo se puso todo nervioso y trató de cambiar toda la situación diciendo que la estaba castigando por limpiar el piso mal.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

La decisión.

Aunque era evidente que eso no era lo que estaba ocurriendo, decidí pasarlo por alto. Al final de cuentas, ya se me había hecho muy tarde, y el bebé estaba dentro del carro, así que fui corriendo a tomar el oso de peluche y salí de la casa.

Por supuesto, no fue nada agradable ser testigo de esa escena, pero entendí que ya no era la única mujer en su vida, y por eso pretendí que no sabía absolutamente nada. Por el contrario, comencé a tomar ventaja de toda la situación por el bien de la familia.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Decidí hacerle algunos exámenes de sangre al ama de llaves para asegurarme de que estuviera saludable y libre de enfermedades, porque sabía que era mejor dejar que mi esposo me engañara con ella, que estuviera en algún motel con alguna prostituta.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

De ahora en adelante.

Mi esposo no era ningún tonto, y estaba claro que yo lo sabía todo. Hemos estado casados por un buen tiempo y nos conocemos el uno al otro a la perfección. De hecho, hasta lo dejé que durmiera con la mucama, porque sabía que no podía competir con su joven y escultural cuerpo hecho en República Dominicana.

La única persona que sabía acerca de todo era mi mamá, así que no es ninguna sorpresa que lo odiara y me dijera que necesitábamos divorciarnos lo más pronto posible. Era natural que ella estuviera preocupada por mi bienestar y el de nuestros hijos.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Desafortunadamente para ella, después de un año de esa relación “clandestina”, mi esposo comenzó a comportarse como un compañero bastante confiable y dejó de ocultarlo todo. Al principio, él empezó a coquetear con ella en frente de mí, y yo actuaba como si no me importara, porque de hecho era así.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Los niños.

Pero el día de ayer, él se volvió completamente loco, o demasiado emocionado con la mucama latina, tanto así que le agarró el trasero en frente de mí y de nuestro hijo mayor. Mi esposo sintió como si era el maestro y tenía el control de toda la situación.

Si bien a mí no me importa con quién duerme o cómo lo hace o cuándo lo hace, ciertamente no podía pasar por alto el hecho de que me estaba faltando el respeto en frente de los niños. Pero de nuevo, como lo dije anteriormente, siempre nos hemos apoyado en las buenas y malas.

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Quizás, esa era una de esas veces, ¿no? Sin embargo, he llegado a un punto en el que realmente no sé qué hacer. En primer lugar, no tengo ni idea de cómo explicar toda la situación a los niños. En segundo lugar, no sé si debería divorciarme de mi esposo o qué hacer con él.

En tercer lugar, no estoy segura de qué pasará con la mucama, si debería despedirla o no. ¿Alguien puede ayudarme con sugerencias para enfrentar la situación de la mejor manera posible? ¿Debería divorciarme o tratar de ir a un terapista? ¡Estoy confundida!

Créditos de imagen: Freepik

Créditos de imagen: Freepik

Sin duda, las relaciones maritales a veces son muy complicadas, y luego de una relación tan larga, se presentan peligros inminentes como el que acabamos de ver aquí. Si tu estuvieras en esa situación, ¿qué decisiones tomarías? ¡Haznos saber tu opinión en los comentarios!

Related posts
Mar 11, 2019
17 estrellas adultas que se convierten instantáneamente en niños pequeños cuando sus padres están cerca.
Jul 03, 2019
Main Headline
Jul 11, 2019
Prince Harry Almost Turned Away From Royal Life Faced Difficult Life Decisions
Jul 11, 2019
Prince Harry Almost Turned Away From Royal Life Faced Difficult Life Decisions