Mi hija se va a casar con mi exesposo y me invitaron a su boda

Las familias son fuente de todo tipo de interacciones y dinámicas únicas, que a veces sorprende a la imaginación más fértil y otras, simplemente, no logramos entenderlas. El caso que les presentamos a continuación es un poco de ambos.

La historia de Zoraida, compartida por AmoMama, empieza cuando a los 15 años tiene a su hija Ángela, por una de esas cortas e intensas aventuras en la escuela secundaria. Por su corta edad e inmadurez propia de la adolescencia, sus padres decidieron criar a la criatura.

Crédito de imagen: Shutterstock

Crédito de imagen: Shutterstock

Así, cuatro años después, la joven madre logró terminar sus estudios de secundaria y fue a la universidad, donde obtuvo su título y conoció a su futuro esposo.

Muy pronto se casaron y con la ilusión de empezar de cero, dejó a su niña al cuidado permanente de sus padres y apenas tuvo uno o dos encuentros con ella, al año. Posteriormente el matrimonio tuvo dos hijos propios, una niña y un niño, y parecían tener una relación bastante sólida.

Crédito de imagen: Freepik

Crédito de imagen: Freepik

En el cumpleaños número 16 de la hija menor de la pareja, se organizó una gran fiesta de los dulces 16, y por supuesto, su primogénita fue invitada.

No se habían visto en 10 años, más o menos el tiempo en que Ángela se había ido a la universidad en California, y se había convertido en una mujer encantadora.

Crédito de imagen: Shutterstock

Crédito de imagen: Shutterstock

Parecía muy feliz de estar con su hermana y hermano y de ser parte de una familia. Ella comenzó a visitar a la familia con más frecuencia, acompañándolos una vez por semana a almorzar, paseos de fin de semana, tardes de viernes.

De alguna manera Zoraida sentía que estaba compensando los años en que no pudo actuar como madre, porque para aquella epoca, solo era solo una niña intentando criar a otra.

Crédito de imagen: Freepik

Crédito de imagen: Freepik

Aproximadamente un año después, el esposo de Zoraida le pidió el divorcio. Fue inesperado y totalmente devastador. Ella sentía que eran felices y que tenían los mejores años de sus vidas por delante para disfrutarlos juntos.

Él, sin muchos adornos, simplemente le dijo que ya no la amaba. Sin excusas, sin acusaciones. Fue firme, comprensivo pero radical. Y cuando no hay amor, no hay mucho por lo cual luchar.

Crédito de imagen: Freepik

Crédito de imagen: Freepik

Finalmente él se mudó de la casa familiar y ella trató de reconstruir su vida. Él siempre fue un buen padre y eso no cambió, siguió siendo una presencia en sus vidas, y apoyando a sus hijos.

A lo largo de toda esta situación, Ángela fue solidaria con su madre y hermanos, pero un poco distante, lo cual, tomando en cuenta que no creció con esta familia, tiene mucho sentido.

Crédito de imagen: Freepik

Crédito de imagen: Freepik

Pero toda esta situación de pronto tomo un giro inesperado, cuando la hija sorprendió a la madre con la noticia de su próximo matrimonio con el exesposo de Zoraida.

Aparentemente, comenzaron una relación cuando él se fue de la casa, y aunque al principio solo eran amigos, en poco tiempo se enamoraron.

Crédito de imagen: Freepik

Crédito de imagen: Freepik

Pero las sorpresas no acaban aquí. Esta chica exige a la madre que la lleva al altar, argumentando que es algo que le debe, ya que nunca fue una verdadera madre para ella. De alguna manera, según ella, es como darle una segunda oportunidad de ser su madre.

Sus pequeños hermanos lo están tomando de manera muy natural, pero quizás por su edad no son capaces de analizar que en adelante su padre será, de alguna manera, su cuñado.

Crédito de imagen: Freepik

Crédito de imagen: Freepik

Sin embargo, a riesgo de sonar crueles, esto parece ir más allá de una necesidad de la presencia materna en su boda o de una compensación por los años separadas.

Es posible que quizás en forma subconsciente, Ángela este castigando a su madre por su abandono, obligándola a aprobar con su presencia su boda con el hombre que fue su esposo por muchos años y por el que aún siente amor.

Crédito de imagen: Pixabay

Crédito de imagen: Pixabay

¿Qué debería hacer esta madre? La culpa nunca es la mejor consejera a la hora de tomar decisiones. Es posible que ella actuara en forma cómoda y algo egoísta respecto a su primogénita, apartándola de su vida para vivir como si ella no existiera.

Más eso no justifica que sea presionada u obligada con argumentos de manipulación a formar parte de algo que le causa dolor y sufrimiento. Lo ideal sería que toda la familia buscara ayuda profesional para lograr entender lo que se esconde detrás de todo esto, y tomar decisiones que a futuro les permitan integrarse como familia.

Related posts
Mar 11, 2019
17 estrellas adultas que se convierten instantáneamente en niños pequeños cuando sus padres están cerca.
Jul 03, 2019
Main Headline
Jul 11, 2019
Prince Harry Almost Turned Away From Royal Life Faced Difficult Life Decisions
Jul 11, 2019
Prince Harry Almost Turned Away From Royal Life Faced Difficult Life Decisions